Entrevista a Mirian Picón: «Mi intención es compartir con los lectores mis propias vivencias».

Queremos agradecer a Mirian por realizar una entrevista absolutamente fantástica. Todo lector de Picón tiene la obligación de sacar un rato de su tiempo para seguir leyendo este post que, sin duda, le ayudará a entender el mundo de esta autora y su nuevo poemario, Diario supraesternal. Enhorabuena, Mirian, por tu libro, y por la gran persona que eres.

Como tú misma escribes en el poemario, tienes veintipocos años, y ya vas a publicar tu segundo libro, ¿desde cuándo escribes? ¿Y cómo fueron tus comienzos con la escritura?

No tengo un recuerdo fijo que me indique a qué edad empecé con esto de la poesía. Sé que desde que aprendí a leer con fluidez, me interesé de manera pasional por la lectura. De pequeña trataba de escribir poemas que al principio carecían de sentido alguno, y con trece años ya seleccionaron uno de mis poemas en un concurso de escritura solidaria contra la violencia de género.

Tengo muchas libretas llenas de poemas, ya que siempre me ha gustado escribirlo todo en físico y he encontrado escritos míos de hace doce años.

Al principio me daba un poco de miedo pensar que alguien entrara en mi vida de lleno a través de mis poemas. Cuando un lector lee mi libro, no temo que mi poesía no le guste, sino más bien temo no gustarle yo porque en mis letras está mi identidad.

A día de hoy sigo teniendo el mismo miedo, pero cuando veo a alguien con un libro en sus manos, esa imagen hace que este vértigo merezca la pena.

¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?

Como siempre digo, para mí la poesía es la verdad. En el poema no sé mentir y es por esto por lo que en este libro van a encontrar parte de mi vida de una manera abierta y personal. Me enseñaron que para escribirlo todo hay que ser valiente, y por lo tanto pienso que escribir poesía de manera autobiográfica es un acto de valentía. Cada persona siente diferente y vive una realidad distinta, pero dentro de este libro hay fases y momentos de nuestra vida en las que todo el mundo puede sentirse identificado. Hablo del amor, la familia, de mi personalidad e incluso de la muerte.

¿Cómo surgió el título del libro? ¿Por qué Diario supraesternal?

Al principio siempre tuve claro que este libro sería un diario porque mi manera de escribirlo siempre fue así. Coloquialmente se podría decir que es un diario de nudos de garganta provocado por emociones, ya que pienso que cuando vivimos algo intensamente sea bueno o malo, se nos anuda en la garganta y hasta que de alguna manera no soltamos ese sentimiento, el nudo tampoco nos suelta a nosotros.

Me parecía un nombre demasiado normal, ya que nunca me ha gustado poner a los libros títulos tan directos, sino más bien que inviten a la reflexión y que el lector se formule la pregunta de por qué supraesternal.

La forma de la escotadura supraesternal, genera un espacio entre nuestras clavículas que da lugar al conocido hueco supraesternal el cual está situado unos dos dedos más abajo del lugar donde se forman esos nudos de garganta. Es por esto por lo que decidí llamar así a este libro. También podría decir que gran parte de culpa la tiene una de mis películas favoritas donde se menciona dicho hueco, pero sería hablar de condicionantes meramente sentimentales y me alejaría bastante de una explicación clara del título del libro.

¿Cuál fue la parte más complicada de afrontar a la hora de escribir este libro?

Siempre me resulta complicado escribir porque escribo todo lo que me afecta diariamente, ya sea bueno o malo.

Que algo sea complicado de escribir no quiere decir que no sea bonito y placentero.

Un momento doloroso de este libro fue cuando mi perro falleció mientras aún construía este poemario y quise añadir un poema más para hablar de él. Todavía no he encontrado las palabras exactas para calmar el vacío.

Para mí la poesía es mi principal vía de escape y la que me ayuda a diseccionar el dolor cuando lo necesito. Cierto es que escribir sobre la muerte de mi abuela es algo que me ha resultado complicado en este libro porque todo el mundo sabe que hurgar en una herida conlleva a que el dolor emane sin control.

Reconocer la ansiedad y el dolor y escribirlo para afrontarlo hace que de alguna forma te des cuenta de los cambios que necesitas en tu vida. A raíz de este reconocimiento de mí misma y tras descubrir que hay cosas que necesito contar para liberarme, comencé a escribir un nuevo poemario que tengo en construcción donde me desprendo de todo este dolor para darle libertad.

¿Tu primer libro publicado muestra una portada sencilla, sin embargo Diario supraesternal está lleno de color y elementos, tienen dichos elementos alguna simbología especial?

A decir verdad, en un principio también pensé en una portada sencilla donde sólo se apreciase un dibujo lineal de ese hueco supraesternal, pero teniendo claro que ese libro hablaba en su totalidad de mí, debía aparecer en la portada algo también mucho más íntimo.

He de reconocer que a pesar de ser yo también graduada en Bellas Artes, si no llega a ser por las manos de Laura Cyinder, la portada no me hubiera quedado tan bonita.

Laura tiene la capacidad de contar mucho con poco. Es capaz de mostrarte una historia con una sola ilustración y sus imágenes siempre están cargadas de color y sentimiento.

En la portada podemos observar cómo la chica tiene su mano ligeramente apoyada sobre la escotadura supraesternal, y aunque a simple vista habrá personas que no sabrán apreciarlo, la chica de la portada está realizada en base a una sesión de fotos que Laura me hizo con anterioridad. Por ello, que la ilustración salga directamente de una imagen mía hace que el concepto de libro-diario adquiera aún más personalidad.

Algo muy importante que destacar en la portada es el pájaro que está sosteniendo ese hilo que contiene un nudo. Como he dicho anteriormente, mi perro falleció cuando aún no había terminado este libro. Siempre estaba a mi lado mientras escribía cada letra, y de alguna forma, todos estos poemas le pertenecen. Cuando se fue, siempre dije que ahora vuela con la libertad de un pájaro y de esta forma Laura lo manifestó en la portada. La muerte de mi perro fue un nudo bastante costoso de escribir y, por lo tanto, solo él era capaz de soltarlo.

Dicha simbología en la ilustración demuestra que aunque ya no esté, sigue sosteniendo todas mis letras mientras las escribo.

¿Cuál es el sello de identidad de Diario supraesternal? ¿Qué distingue a este libro del resto de publicaciones actuales?

Creo que la característica principal que diferencia a las distintas publicaciones es la verdad. Con esto no quiero decir que los escritores mientan en sus poemas, porque esto no lo sé, sino que cada autor manifiesta su verdad de una forma diferente.

Lo que destaco más de este tipo de libro es el sentimiento de empatía. En todo momento mi principal intención es compartir con los lectores mis propias vivencias y que, si lo necesitan, ellos mismos me cuenten las suyas. Creo que la poesía en algunas ocasiones es terapéutica y nos ayuda a conectar mucho mejor con otras personas.

Soy de ese tipo de lectora que anota impresiones en los libros y subraya las partes que de una forma u otra le marcan y, por lo tanto, en este poemario le pido a los lectores que si lo necesitan, escriban en los espacios en blanco de este libro todos los nudos de garganta que también ellos necesiten soltar. Me encantaría que alguien me escribiera y me mandara fotografías de mi libro lleno de anotaciones. Esto sería una forma directa de entrar en la vida del lector después de que él mismo haya entrado en la mía a través de mi poemas.

Sobre tus lecturas personales, ¿qué clase de libros llenan principalmente tu estantería? ¿Qué escritores son una referencia literaria para ti?

Desde pequeña siempre me he sentido un poco diferente del resto de lectores, porque acostumbraban a leer la típica literatura juvenil acorde con su edad y a mí esos libros me producían un eterno aburrimiento.

Recuerdo que con nueve años me dieron en un premio de arte, un libro ilustrado de Platero y yo, y a partir de ahí mi amor por los libros no tuvo freno. Con quince años ya empecé a apasionarme por grandes autores como Pessoa, Cortázar, Lorca y otros grandes de la literatura. Durante todos estos años he estado leyendo y aprendiendo de autores importantes y me hace feliz ver que en mis estanterías tengo grandes colecciones de poesía y novela en los que podemos destacar autores desde Houellebecq, Goytisolo, Virginia Woolf, Felix Grande, Baudelaire, Umbral, Ángel González, Pamuk, Michael Ondaatje, Álvaro Valverde, Fernando Valverde; hasta Dickinson, Stefan Zweig, McEwan, Felipe Benítez Reyes, Bukowski, Patrick Süskind, Murakami, Luis Alberto de Cuenca, Agustín Gómez Arcos, Italo Calvino, Paul Bowles, Jean Genet, James Salter, Rupi Kaur, Karmelo Iribarren, Sara Búho y decenas de autores que me han ayudado -y lo siguen haciendo- a aprender y desarrollar mi capacidad como lectora y escritora.

Dentro de todos estos autores, hay libros que me han marcado profundamente y que gracias a ellos nació en mí las ganas de seguir escribiendo poesía incluso de querer aventurarme a escribir novela.

Dentro de todos los libros de mis estanterías me quedaría con novelas y relatos como El cielo protector, El funambulista, El cordero carnívoro, Expiación, El museo de la inocencia, Plataforma, El mapa y el Territorio, El perfume, La posibilidad de una isla, El paciente inglés, Años luz, Carta de una desconocida, Mortal y Rosa, Poeta en Nueva York, Makbara, Rayuela, Historia de cronopios y famas, Las Olas, Libro del desasiosiego, Sólo amanece si estás despierto, Las ciudades invisibles, etc.

Dentro de la poesía me resulta complicado decir sólo algunos libros, pero podría destacar algunos como Escaparate de venenos, Más allá Tanger, El cuarto del siroco, La ciudad, El amor ese viejo neón, Palabra sobre palabra, Donde la vida se doblega nunca, Biografía de Félix Grande, Las flores del mal, Antología poética de Pessoa, Morí por la belleza, Carta al mundo, etc.

Cierto es que a pesar de haber desarrollado mi capacidad lectora, siempre he sentido una debilidad especial por Platero y yo; ese libro que me impulsó a empezar con mi amor por la literatura. A día de hoy, tengo nueve ediciones distintas de dicho libro y cuando veo una nueva que me gusta, indudablemente se viene conmigo a casa. Juan Ramón Jiménez fue el culpable de que empezara con toda esta maravillosa locura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *