Israel de Arcos es una de las caras más influyentes de la poesía actual hispanoamericana. Tiene más de 50K seguidores en las redes sociales, una gran parte de ellos son de México, Argentina, Uruguay o Chile. Gran admirador de la maravillosa poesía española, Federico García Lorca está entre sus autores de referencia. Y no es para menos.

Por todo ello, Extranjero de tus lunas, su primer poemario, nace del imaginario de este poeta que quiere apasionar y conmover al lector al mismo tiempo. Quiere, en pocas palabras, hacerle sentir, algo que hoy en día es difícil de conseguir.

En esta pequeña entrevista Israel nos habla de su poemario y nos deja conocerle a él un poco mejor. Se publica el 28 de septiembre, pero recordad que podéis comprar ya vuestro ejemplar en este enlace y lo recibiréis dedicado por el autor

¿Desde cuándo escribes poesía?

Empecé a escribir poesía a los 18 años. Aunque soy un enamorado de la poesía desde pequeño, nunca había sentido la necesidad de sacar todo lo que tenía dentro. Un día descubrí que era la pasión de mi vida y que podía hacerlo.

Tienes muchísimos seguidores en las redes sociales. ¿Qué supone esto para ti?

Es una locura. Es un orgullo que a tanta gente le guste lo que hago. Supone también un reto porque al haber más gente pendiente de ti, tienes que mantener un nivel y estar siempre reinventándote. Solo tengo palabras de agradecimiento para todos ellos. Sin ellos nada de esto sería posible y ellos han hecho que el sueño de publicar un libro se haga realidad. Eternamente agradecido.

¿Qué van a encontrar los lectores en este poemario?

Se van a encontrar con dos caras muy diferentes. Van a encontrar pasión, amor, ganas de querer pero también se van a encontrar con dolor, con llanto, lágrimas y mucha sangre puesta en cada letra.

Se van a encontrar con lo que soy, una persona muy pasional que solo sabe dejarse la piel en todo.

¿Cómo surgió el título del libro? ¿Por qué Extranjero de tus lunas?

Surgió buscándole identidad a una obra que junta sentimientos tan opuestos. Surgió de la idea de reflejar perfectamente lo que el libro contiene, que no es más que amor visto desde diferentes estados de ánimo. Y, al fin y al cabo, el amor es eso, entrar todos los días en un corazón que conoces como si fuese la primera vez. Consiste en ser un extranjero del cariño.

¿Cuál es la parte más complicada de afrontar a la hora de escribir poesía?

Reinventarse y mantener un nivel. Es muy complicado no caer siempre en los mismos tópicos. Ir a lo fácil.

Es muy complicado no tocar la tecla de lo sencillo y vender solo palabras en una hoja. Lo complicado es pegarle un pellizquito diferente al corazón a cada poema. Lo difícil es expresar tanto en tan poco. Creo que como escritor tendré mis cosas buenas y también una infinidad de cosas malas pero creo que sé poner las palabras justas y necesarias sin pecar de pedante o de denso.

¿Cuál es el sello de identidad de Extranjero de tus lunas? ¿Qué distingue a este libro del resto de poemarios actuales?

Creo que el sello es lo retórico. El poemario está cargado de dobles sentidos, metáforas, búsqueda de un mensaje más allá. Con influencias muy notorias de Lorca, Zorrilla o Bécquer, pero creo que con un estilo propio. Ni mucho menos quiero compararme con esos genios, pero creo que mi poesía está más alejada de lo comercial de ahora y más cercana a poesía que huele a otra época sin salirse de los márgenes de esta.

La diferencia está en lo puro de la poesía. No intento dar consejos de nada, ni decir cómo se debe amar, ni vender una frase que suene bien. Pretendo que el lector con un mismo poema pueda sentir amor, desamor, llanto, que se le encaje el alma o que es la persona más feliz del mundo. Con el poemario solo quiero entrar en el corazón de cada persona, pero por mil sitios diferentes.

¿Qué le dirías a los lectores a la hora de afrontar la lectura de estos poemas?

Que abran bien los ojos. Que no se queden solo con lo que una palabra significa. Que busquen más allá porque para un corazón herido una palabra no suena igual que para uno enamorado. Que sientan cada letra como si el poemario se acabase en esa. Y que se reflejen como lo harían en la mirada de quien más quieren.